miércoles, 13 de julio de 2011

CHoCHa de Mi

Anoche fui a pasar la noche a la casa de un tío. Nadie nuevo, digamos que es ese agendado que nunca se borró por que de alguna manera siempre hizo algo oportuno para que en cada cambio de celular o agenda me diera ese famoso "noseque" y perdurara.
Lo bien que hice, fue un majestuoso choque de planetas,  con los correspondientes y mutuos asombros y esa alegría que hizo que al llegar a casa esta mañana, Mónica me dijera que se me veía radiante aunque un poco despeinada.
Y decía CHoCha de Mi, porque he mejorado, he cambiado para bien, al entrara a su casa, el desorden del cuarto y la cocina no solo fueron aspectos pintorescos y anecdóticos para lo que fue arremeter por cada rincón de la casa, sino que no solo no me horrorizaron, sino que me resultaron indiferentes. No levanté ni el vaso de agua que dejé a un lado de la cama.
Extrañamente no me hice cargo, no quise hacerlo, no se me ocurrió perfilar por ese costado de mujer ama de casa que va a venir a poner todo en orden.
El tío mas que agradecido...alguna vez debo haberlo invadido...cuando corroboró que mis planes eran un porrito y sexo, relajó y disfrutamos a la par.

4 comentarios:

Dany dijo...

Coincidieron en lo importante...y el resto para otro momento. Chocha de ud.

Luces y Sombras dijo...

Si DANY, la cosa es que en algunas relaciones no debe haber ese otro momento, ahí la jodiste.
Eso es lo que hay y nada más.

Curiyú dijo...

Te das la buena vida, y eso me gusta. Aunque sea con un tio. Paterno?

Luces y Sombras dijo...

CURIYÛ, sì, a veces. En este caso el tìo es chaqueño.
Un bombonazo.