martes, 12 de julio de 2011

De mis actos de inconciencia, de esa rebeldia divertida que no daña pero a veces escandaliza..

Tomé la bolsa de residuos, abrí la puerta del departamento y recorrí todo el pasillo hasta llegar a la gaveta donde todos los vecinos del piso ponemos la bolsa con nuestra basura.
Justo en el "G" estaban haciendo una reunión de consorcio, como siempre con la puerta abierta, cuestiones de seguridad, de demostrar actitud de espera a los que nunca vamos y además se jactan de que lo hacen así por que nada de lo que allí se discute tiene que ser escondido. Supongo que dicen la verdad...
Más no registré que transcurrí cada paso silbando bajito la música que sonaba por los auriculares de mi mp4 y que eso mismo debe haberles llamado la atención cuando pasé, más se sorprendieron de lo mismo que yo...yo caminaba feliz sólo con el short de dormir, el torso desnudo y el alma ajena al vestido de  solemnidad.
Los saludé con un guiño de ojos, dejé la bolsa y volví por el mismo camino. Cuando cerré la puerta tras de mi me reí, me reí y aun me sigo riendo.
No fue adrede, tampoco es que me interese incomodar, pero me divertí.

4 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Buenisimo tu texto Me encanta la plataforma que elegiste para tu blog
Un beso poeta

guille dijo...

Seguro que fue la reunion mas excitante del año.

Lo malo es que en la siguiente van a estar mas atentos a oir una melodía silbada que a lo que se dice.

Curiyú dijo...

Oh! Habrá sido la mejor reunión de consorcio de la historia!
Por cierto, una vez salí en calzones a la calle y no me reí yo sino la gente que pasaba.

Romanticotica Incorrecta dijo...

Jajajjajaja ¡Buenísimo! La reina del consorcio!

¡Saludos!